domenica 22 dicembre 2013

Días de silencio que parecen meses .

 
Días en que vives tan intensamente cada que al final de un día , parece hubieses vivido un año entero. O un siglo . O dos / tres eras geológicas , da igual.

 
Me encanta ese breve pero intenso momento en el cual nos abrazamos y nos intercambiamos un beso fugaz en la mejilla, el instante en  el que ganamos la batalla eterna contra el tiempo - tu y yo - y el tiempo se detiene; puedo sentir tu rostro calido, junto al mío, unidos por pocos segundos.
 Y
estupidamente pienso que, tal vez, no estès bien, de repente, quizàs, tienes fiebre, quizàs me preocupe demasiado por ti.
 

Cuanto tiempo va a pasar antes de que me sienta de nuevo asì... ...
Ok , intento escribir a pesar de deteste hacerlo de prisa.

 
Trato , en un murmullo de frases que  se persiguen, comiendose el momento .

 
Luces, sonidos , tiempo, y yo, afuera de tiempo, afuera de la oscuridad , del silencio .

 
Dentro o fuera .

 
Sí , el corazón late, involuntario.

 Tal cual involuntario es mi 
sonrojo, que odio , incontrolable.

 
Pero si el corazón no se manda, en lamadrugada tampoco se le puede controlar a la mente.
 
Ella sì que se va pordonde quiere, y no te deja en paz . Rencoroso desafio.

 
Paz , es Navidad ...

 
Intento montar un NAcimiento. Como podrìa faltar, un pesebre, justo en mi casa ... y en mi corazón ... què?

 
¡Vamos, vamos!

 Hunde 
un respiro dentro de otro cigarrillo, vuelve a andar, sin pensar.

 
Sin pretensiones .

 
¡Vamos!
Posta un commento